Logo Biblia Facil

Hechos 17

17.1-9 Pablo y Silas van a una ciudad de nombre Tesalónica

1 Pablo, Silas y Timoteo viajaron por las ciudades de Anfípolis y Apolonia hasta llegar a la ciudad de Tesalónica.

En esa ciudad había una sinagoga judía.

2 Como era su costumbre, Pablo fue primero a la sinagoga.

Por 3 sábados, Pablo fue a esta sinagoga para explicar el mensaje de la Biblia.

3 Pablo usaba la Biblia para explicar quién era el Cristo.

Pablo decía:

El Cristo debe

  • sufrir,
  • morir y
  • resucitar.

Yo les hablo a ustedes de Jesús de Nazaret.

¡Él es el Cristo!

4 Muchas personas de la ciudad creyeron el mensaje de Pablo y Silas.

¿Quiénes?

  • unos judíos de la sinagoga,
  • unos hombres no judíos que ya creían en Dios y
  • unas mujeres importantes.

5 Pero otros judíos no creyeron el mensaje y sintieron celos.

Esos judíos dieron plata a unos hombres malos.

Los hombres malos hablaron mal de Pablo y de Silas en toda la ciudad.

Por eso las personas se enojaron con Pablo y Silas.

Después los hombres malos reunieron a un grupo grande de personas.

Todo el grupo quería maltratar a Pablo y a Silas.

Por eso el grupo fue a la casa de un hombre de nombre Jasón

para buscar y sacar a Pablo y a Silas de la casa.

6 Pero el grupo no encontró ni a Pablo ni a Silas.

Por eso las personas del grupo forzaron a Jasón y a otros creyentes a ir donde los líderes de la ciudad.

Las personas del grupo gritaron:

Unos hombres de nombre Pablo y Silas han causado problemas en muchas ciudades.

Ahora esos mismos hombres también están causando problemas en nuestra ciudad.

7 Pablo y Silas hablan contra las leyes del César.

Pero también Pablo y Silas dicen:

“Hay un rey de nombre Jesús.

Ese rey es más importante que el César”.

Este hombre, Jasón, escondió a Pablo y a Silas en su casa.

8 Después de escuchar estas palabras, los líderes y las personas de la ciudad se enojaron mucho.

9 Los líderes de la ciudad pensaron en poner a Jasón y a los creyentes en la cárcel.

Pero finalmente los líderes decidieron que era mejor obligar a Jasón a pagar una multa.

Los gobernantes dijeron a Jasón y a los otros creyentes:

Tal vez Pablo y Silas ya no causan más problemas.

Entonces nosotros daremos este dinero a ustedes otra vez.

Después los gobernantes liberaron a Jasón y a los otros creyentes.

17.10-15 Pablo y Silas van a Berea

10 Esa misma noche los creyentes de Tesalónica enviaron a Pablo y a Silas a la ciudad de Berea.

Al llegar a Berea, Pablo y Silas entraron a la sinagoga de los judíos.

11 Los judíos de Tesalónica no querían escuchar el mensaje de Pablo.

Pero los judíos de Berea sí tenían mucho deseo de escuchar el mensaje.

Estas personas estudiaban la Biblia todos los días para saber:

¿El mensaje de Pablo es verdad o es mentira?

12 En la sinagoga de Berea había

  • muchos judíos y
  • muchos griegos importantes (hombres y mujeres).

Muchas de estas personas creyeron el mensaje de Pablo.

13 Los judíos de Tesalónica escucharon que Pablo enseñaba la palabra de Dios en Berea.

Por eso esos judíos de Tesalónica

  • fueron a Berea,
  • hablaron mal de Pablo y
  • animaron a las personas para sacar a Pablo de la ciudad.

14-15 Timoteo y Silas se quedaron en Berea.

Pero algunos creyentes ayudaron a Pablo a escapar.

Pablo y algunos creyentes fueron a la ciudad de Atenas en un barco.

Desde Atenas Pablo envió un mensaje a Timoteo y a Silas.

El mensaje decía:

Vengan rápido a Atenas.

Timoteo y Silas recibieron el mensaje y salieron para Atenas.

17.16-34 Pablo predica en Atenas

16 Pablo estaba en la ciudad de Atenas esperando a Timoteo y a Silas.

Pablo vio que las personas de Atenas tenían muchos ídolos.

Por eso Pablo estaba muy preocupado.

17 Pablo hablaba en las sinagogas con los judíos y también con los no judíos que amaban a Dios.

Todos los días Pablo también iba a las plazas para hablar con las personas.

18 En Atenas había un grupo de personas que enseñaba:

Lo más importante en la vida es ser feliz.

Otro grupo enseñaba:

Lo más importante en la vida es ser bueno.

Pablo habló con estas personas de Jesús y de su resurrección.

Algunas de estas personas

  • escucharon a Pablo y
  • dijeron:

Ese hombre no sabe nada y habla muchas bobadas.

Su mensaje no tiene nada de lógica.

Otras personas decían:

Su mensaje habla de un dios de nombre “Jesús” y de otro dios de nombre “Resurrección”.

¿Esos son dioses de otro país?

19-21 Estas personas llevaron a Pablo a hablar con los líderes de la ciudad.

La reunión fue en una colina de nombre Areópago.

Las personas de Atenas (griegos y de otros países) pasaban mucho tiempo escuchando nuevas enseñanzas.

Por eso los líderes dijeron a Pablo:

Por favor explícanos a nosotros tu nueva enseñanza.

Nosotros queremos entender qué significa.

22 Pablo se puso de pie delante de los líderes de Atenas y dijo:

Yo veo que ustedes adoran a muchos dioses.

23 Yo caminé por toda la ciudad y vi muchas estatuas de sus dioses.

En uno de los altares yo leí esto:

“Este altar es para adorar a un dios que nosotros no conocemos”.

Ustedes adoran a un dios, pero ustedes no conocen a ese dios.

Yo si sé quién es ese Dios.

Por eso yo puedo explicarles a ustedes quién es ese dios.

24 Ese Dios hizo todo el universo.

Ese Dios gobierna la tierra y el cielo.

Las personas han construído templos para muchos dioses.

Pero ese Dios no vive en ningún templo.

25 Ese Dios da vida, aire y todas las cosas que las personas necesitan.

Dios no necesita la ayuda de ninguna persona.

Dios no necesita nada.

26 Primero Dios creó a Adán y a Eva.

Adán y Eva son los antepasados de todas las personas del mundo.

Dios decidió cuándo y en dónde viviría cada persona.

27 ¿Para qué Dios hizo todas estas cosas?

Para que todas las personas buscaran y encontraran a Dios.

¡En verdad, Dios no está lejos de nosotros!

28 El poder de Dios permite que todos nosotros

  • vivamos,
  • nos movamos y
  • existamos.

Un poeta griego dijo:

“Todos nosotros somos hijos de Dios”.

29 ¡Correcto, todos nosotros somos hijos de Dios!

Pero Dios no es como las personas piensan.

Dios no es una estatua de piedra, de oro o de plata.

30 Las personas piensan que Dios se parece a estas estatuas.

Por eso las personas adoran ídolos.

¿Por qué?

Porque las personas no entienden a Dios.

En el pasado Dios ignoró este pecado.

Pero ahora Dios dice:

“¡Ya no más!¡Ustedes no pueden continuar adorando ídolos!

Ustedes deben arrepentirse y obedecerme.

31 Dios ya decidió el día en que juzgará al mundo.

Dios también ya decidió quién será el juez.

Las decisiones de este juez serán justas.

¿Cómo Dios mostró quién es el hombre que juzgará al mundo?

Ese hombre murió, pero Dios resucitó a ese hombre.

Así Dios mostró a todas las personas que este hombre tiene la autoridad para juzgar al mundo.

32 Después de escuchar a Pablo hablar de la resurrección de Jesús, algunas personas se rieron.

Pero otras personas dijeron:

Nosotros queremos escuchar más de esta enseñanza otro día.

33 Después Pablo se fue.

34 Algunas personas creyeron las palabras de Pablo y se unieron al grupo de creyentes.

Algunos de los nuevos creyentes eran

  • un líder de Atenas de nombre Dionisio y
  • una mujer de nombre Damaris.