Logo Biblia Facil
Mark_8

Marcos 8

8.1-10 Jesús da comida a 4000 personas

1 Otro día, muchas personas venían a escuchar a Jesús.

Estas personas no tenían comida.

Jesús llamó a los discípulos y dijo:

2 Yo me siento triste por estas personas.

Porque estas personas

  • han estado aquí por 3 días y
  • no tienen comida.

3 Yo no quiero enviar a estas personas a casa con hambre.

Algunas de estas personas

  • viven muy lejos y
  • podrían caer en el camino.

4 Los apóstoles dijeron a Jesús:

Estamos muy lejos de cualquier pueblo.

¿Dónde podremos conseguir tanta comida para dar de comer a estas personas?

5 Jesús dijo:

¿Cuántos panes tienen ustedes?

Los apóstoles dijeron:

Nosotros tenemos 7 panes.

6 Jesús dijo a las personas:

Ustedes deben sentarse en el pasto.

Después Jesús:

  • tomó los 7 panes,
  • dio gracias a Dios por los panes,
  • partió los panes,
  • dio los pedazos de pan a los apóstoles y
  • dijo:

Ustedes deben dar estos pedazos de pan a estas personas.

Después, los apóstoles dieron los pedazos de pan a las personas.

7 Los apóstoles también tenían unos peces pequeños.

Jesús también dio gracias a Dios por los peces.

Jesús dijo a los apóstoles:

Ustedes también deben dar estos peces a las personas.

8 Todas las personas comieron hasta estar llenas.

Después, los apóstoles llenaron 7 canastas de pedazos de peces y de pan.

9 Allí había casi 4000 personas.

Después Jesús dijo:

Ustedes deben ir a casa.

10 Después Jesús y los apóstoles

  • subieron a un barco y
  • fueron a un pueblo de nombre Dalmanuta.

8.11-13 Los líderes religiosos piden un milagro

11 Algunos líderes religiosos llegaron e hicieron muchas preguntas a Jesús.

¿Por qué?

Porque los líderes querían poner una prueba a Jesús.

Los líderes dijeron a Jesús:

Primero tú debes hacer un milagro.

Después nosotros creeremos en ti.

12 Jesús se puso muy triste y dijo:

¿Por qué ustedes piden un milagro como prueba?

¡Atención, yo digo algo importante!

Ustedes quieren ver un milagro

Pero ustedes no verán ese milagro.

13 Después Jesús

  • salió de allí,
  • subió al barco y
  • fue al otro lado del lago.

8.14-21 La influencia de los líderes religiosos

14 Los apóstoles se fueron en un barco.

Pero los apóstoles

  • olvidaron llevar pan en el barco para este viaje y
  • sólo tenían un pan.

15 Jesús dijo:

Ustedes deben tener cuidado con la levadura de los fariseos y también con la levadura de Herodes.

16 Los apóstoles estaban confundidos y dijeron el uno al otro:

Jesús dice esto porque nosotros ya no tenemos pan.

17 Jesús entendió esto y dijo a los apóstoles:

¿Por qué ustedes dicen: “Nosotros no tenemos pan”?

Antes ustedes no entendían y ahora es lo mismo, ustedes no entienden.

¿Ustedes no pueden entender?

18 Ustedes tienen ojos, pero ustedes no ven.

Ustedes tienen oídos, pero ustedes no escuchan.

19 Un día nosotros no teníamos pan.

¿Ustedes recuerdan ese día?

Ese día yo partí 5 panes para dar de comer a 5000 personas.

¿Cuántas canastas de pan ustedes llenaron?

Los apóstoles dijeron:

Nosotros llenamos 12 canastas de pan.

20 Entonces Jesús dijo a los apóstoles:

Otro día nosotros no teníamos pan otra vez.

Ese día yo partí 7 panes para dar de comer a 4000 personas.

¿Cuántas canastas de pan ustedes llenaron?

Los apóstoles dijeron:

Nosotros llenamos 7 canastas de pan.

21 Entonces Jesús dijo a los apóstoles:

Ustedes recuerdan estas cosas, ¿pero ustedes hasta ahora no entienden nada?

8.22-26 Jesús sana a un hombre ciego

22 Jesús y los apóstoles llegaron al pueblo de Betsaida.

Entonces, algunas personas llevaron un hombre ciego delante de Jesús.

Estas personas dijeron a Jesús:

Por favor, toca y sana a este hombre ciego.

23 Entonces, Jesús

  • tomó la mano del hombre ciego,
  • llevó al hombre ciego fuera del pueblo,
  • escupió en los ojos del hombre ciego,
  • tocó los ojos del hombre ciego y
  • dijo:

¿Tú puedes ver algo ahora?

24 El hombre ciego veía otra vez y dijo:

Yo puedo ver personas.

Pero esas personas parecen árboles caminando.

25 Entonces, Jesús puso otra vez las manos en los ojos del hombre ciego.

Después, el hombre abrió los ojos otra vez.

Los ojos del hombre ya estaban sanos.

El hombre veía todo claramente.

26 Entonces Jesús dijo:

Tú puedes irte a casa.

Pero tú no debes entrar al pueblo.

8.27-30 Pedro dice: “Jesús, tú eres el Cristo”.

27 Después Jesús y los apóstoles fueron a algunos pueblos.

Estos pueblos estaban cerca de la ciudad de Cesarea de Filipos.

Entonces, Jesús dijo a los apóstoles:

¿Qué dicen las personas acerca de mí?

28 Los apóstoles dijeron:

Algunas personas dicen:

“Jesús es el mismo Juan el Bautista”.

Otras personas dicen:

“Jesús es el mismo Elías”.

Otras personas dicen:

“En el pasado vivieron muchos profetas.

Jesús es uno de esos profetas”.

29 Entonces Jesús dijo a los apóstoles:

¿Ustedes que piensan?

¿Quién soy yo para ustedes?

Pedro dijo:

Jesús, tú eres el Cristo.

30 Jesús dijo a los apóstoles:

Ustedes no deben decir esto a ninguna persona.

8.31-38 Jesús dice: “Yo debo morir”

31 Entonces, Jesús dijo a los apóstoles:

Yo, el Hijo del Hombre, debo sufrir muchas cosas.

¿Por qué?

Porque los líderes religiosos no me aceptarán.

Algunas personas me matarán.

Pero después de 3 días yo viviré otra vez.

32 Jesús decía todo y no tenía ningún secreto.

Entonces, Pedro habló con Jesús a solas.

Pedro dijo:

Jesús tú no debes decir esas cosas.

33 Jesús

  • dio la vuelta,
  • miró a los apóstoles y
  • dijo a Pedro:

¡Diablo, vete de aquí!

Tú no ves las cosas como Dios las ve.

Tú ves las cosas como los hombres las ven.

34 Después, Jesús llamó a las personas y a los apóstoles.

Jesús dijo:

Tal vez tú quieras caminar conmigo.

Entonces, tú no debes pensar sólo en ti mismo ni en las cosas que tú quieres hacer.

Tú debes hacer 3 cosas:

1. decir:“mi vida no es muy importante”,

2. aceptar el sufrimiento y

3. seguirme.

35-37 En este mundo hay 2 grupos de personas.

Las personas del grupo 1 piensan en Dios y en las cosas

que Dios quiere.

Estas personas

  • no piensan en ellas mismas,
  • me aman a mí (Jesús) y
  • también aman el mensaje de salvación.

Así estas personas salvarán sus vidas para siempre.

Las personas del grupo 2 no piensan en Dios ni en las cosas que Dios quiere.

Estas personas sólo piensan en ellas mismas.

Tal vez, estas personas son muy ricas.

No importa.

¿Por qué?

Porque estas personas no salvarán sus vidas.

Estas personas son muy ricas.

Pero, toda la plata de este mundo no sirve para comprar la salvación de estas personas.

38 En este mundo las personas son malas y no obedecen a Dios.

Ustedes deben hablar de mí y del mensaje de salvación a

esas personas.

Pero tal vez, ustedes sienten vergüenza de hablar de mi y de mi mensaje de salvación.

Entonces, un día yo también sentiré vergüenza de ustedes.

¿Cuándo?

Un día yo vendré otra vez con el poder de mi Padre y de los santos ángeles.

Ese día yo también sentiré vergüenza de ustedes.