Logo Biblia Facil

Marcos 14

14.1-2 Los líderes religiosos quieren matar a Jesús

1 La fiesta de la Pascua empezaría en 2 días.

En esta fiesta los judíos comen pan sin levadura.

Los líderes religiosos hicieron un plan.

Los líderes querían

  • llevar a Jesús a la cárcel y
  • matar a Jesús en secreto.

2 Los líderes dijeron:

Nosotros no podemos arrestar a Jesús en la fiesta de la Pascua.

¿Por qué?

Porque las personas se enojarían y pelearían contra nosotros.

14.3-9 Una mujer hace algo especial para Jesús

3 Jesús estaba en el pueblo de Betania.

Jesús fue a la casa de Simón.

(Antes, Simón tenía una enfermedad muy grave de la piel).

Jesús estaba comiendo y llegó una mujer.

Esta mujer

  • trajo un perfume en una botella de alabastro,
  • abrió la botella y
  • puso el perfume sobre la cabeza de Jesús.

Este perfume

  • costaba mucha plata,
  • estaba hecho de una planta de nombre “nardo” y
  • olía muy rico.

4-5 Pero algunas personas allí

  • se enojaron mucho,
  • hablaron mal de la mujer y
  • dijeron:

Ese perfume vale más que el sueldo de un trabajador por un año.

Esa mujer no usó bien ese perfume.

Esa mujer puso ese perfume sobre la cabeza de Jesús.

Era mejor vender ese perfume por mucha plata y con esa plata ayudar a las personas pobres.

6 Pero Jesús dijo:

¿Por qué ustedes hablan mal de esta mujer?

Ustedes no deben hacer eso.

Esta mujer hizo algo hermoso por mí.

7 En el mundo siempre habrá personas pobres.

Ustedes siempre podrán ayudar a las personas pobres.

Pero yo no estaré con ustedes siempre.

8 Esta mujer

  • sólo podía hacer una cosa por mí,
  • hizo esta cosa y
  • puso este perfume sobre mi cuerpo.

Por eso, ahora mi cuerpo está listo.

Yo moriré y ustedes podrán poner mi cuerpo en una tumba.

9 ¡Atención, yo digo algo importante!

En el futuro, mis discípulos

  • irán por todo el mundo y
  • hablarán del mensaje de salvación.

Pero mis discípulos también contarán la historia de esta mujer.

Así las personas recordarán a esta mujer.

14.10-11 Judas promete ayudar a los líderes religiosos

10-11 Los líderes religiosos querían arrestar a Jesús.

Judas (uno de los 12 apóstoles) fue a hablar con los líderes.

Judas prometió ayudar a los líderes.

Los líderes estaban muy contentos.

Por eso los líderes prometieron dar plata a Judas.

Entonces, Judas pensaba:

¿Cuándo yo podré ayudar a los líderes a arrestar a Jesús?

14.12-16 Los apóstoles preparan la cena de la fiesta

12 Era el primer día de la fiesta de los panes sin levadura.

En este día, las personas de Israel matan a un cordero para la cena.

Los apóstoles dijeron a Jesús:

Nosotros cocinaremos la cena de la fiesta para ti.

¿Dónde comeremos nosotros?

13-14 Entonces Jesús dijo a 2 de los apóstoles:

Ustedes deben ir a la ciudad.

Allí ustedes verán a un hombre llevando un jarro con agua.

Ustedes deben

  • seguir a ese hombre,
  • entrar a la casa donde el hombre entra y
  • decir al dueño de la casa:

“El Maestro te dice:

‘Por favor muestrános a nosotros el lugar donde mis apóstoles y yo podremos comer la cena de la fiesta de la Pascua.

15 El dueño de la casa les mostrará a ustedes una habitación grande en el piso 2 de una casa.

Allí ya estarán todas las cosas que nosotros necesitamos para cocinar nuestra cena.

16 Entonces los 2 apóstoles fueron a la ciudad.

Todo pasó igual como Jesús dijo.

Entonces los apóstoles cocinaron la cena allí.

14.17-21 Jesús dice: “Una persona me traicionará”

17-18 Por la noche Jesús y los 12 apóstoles

  • llegaron y
  • comíeron en el cuarto grande del piso 2.

Jesús dijo a los apóstoles:

¡Atención, yo digo algo importante!

Una persona me llevará delante de los líderes religiosos.

Esa persona está aquí comiendo con nosotros.

19 Los apóstoles se pusieron muy tristes.

Cada uno de los apóstoles dijo:

En verdad, yo no ayudaría a los líderes religiosos.

20 Jesús dijo:

La persona que ayudará a los líderes a matarme es uno de los 12 apóstoles.

Ahora mismo esa persona y yo ponemos nuestro pan en el mismo plato.

21 La Biblia dice:

“El Hijo del Hombre (Jesús) debe morir”.

Pero a la persona que ayude a los enemigos del Hijo del Hombre le pasarán muchas cosas malas.

Lo mejor sería que esta persona nunca hubiera nacido.

14.22-26 Jesús dice “Recuérdenme”

22 En la cena, Jesús

  • tomó el pan,
  • dio gracias a Dios,
  • partió el pan,
  • dio a cada uno de los apóstoles un pedazo de pan y
  • dijo:

Coman este pan, porque este pan es mi cuerpo.

23 Después, Jesús

  • tomó una copa de vino,
  • dio gracias a Dios y
  • dio la copa de vino a los apóstoles.

Todos los apóstoles tomaron vino de esta copa.

24-25 Jesús dijo:

¡Atención, yo digo algo importante!

Un animal que se da como regalo a Dios pierde su sangre.

Yo seré igual.

Yo moriré como un regalo para Dios y perderé mi sangre.

Este vino es como mi sangre.

Dios usará mi sangre para hacer un nuevo pacto con ustedes.

Con este nuevo pacto Dios salvará a muchas personas.

Yo no tomaré vino otra vez aquí en la tierra.

Un día, yo tomaré vino otra vez, pero esta vez será en el cielo.

26 Después Jesús y los apóstoles

  • cantaron una canción a Dios y
  • se fueron a la montaña de nombre “Monte de los Olivos”.
Jesús comiendo la última cena con sus discípulos

14.27-31 Los apóstoles dejarán a Jesús

27 Jesús dijo:

Hoy todos ustedes

  • perderán su fe en mí y
  • me dejarán.

La Biblia dice:

“Yo (Dios) mataré al pastor.

Entonces las ovejas del pastor correrán a muchas partes”.

28 Pero yo (Jesús)

  • viviré otra vez,
  • iré a Galilea y
  • llegaré antes que ustedes.

29 Entonces Pedro dijo:

Todos los otros apóstoles perderán su fe en ti y te dejarán.

Pero yo nunca te dejaré ni perderé mi fe en ti.

30 Jesús dijo a Pedro:

¡Atención, yo digo algo importante!

Al amanecer, un gallo canta 2 veces.

Pero antes del segundo canto del gallo tú dirás 3 veces:

“Yo no conozco a Jesús”.

31 Pedro dijo a Jesús otra vez:

Yo nunca diré:

“Yo no conozco a Jesús”.

Yo moriré antes de decir eso.

Los otros apóstoles dijeron lo mismo.

14.32-42 Jesús ora en Getsemaní

32 Jesús y los apóstoles llegaron al jardín de Getsemaní.

Jesús dijo a los apóstoles:

Yo oraré pero ustedes pueden sentarse aquí.

33 Jesús llamó a Pedro, a Santiago y a Juan.

Jesús empezó a sentirse muy, muy triste.

34 Entonces Jesús dijo a Pedro, a Santiago y a Juan:

Mi corazón está lleno de dolor.

Yo estoy muy triste y siento que moriré.

Ustedes deben esperar aquí y no dormirse.

35 Jesús

  • caminó un poco más, lejos de Pedro, Santiago y Juan
  • cayó de rodillas y
  • oró a Dios.

Jesús dijo a Dios que no quería sufrir y morir.

36 Jesús dijo:

Padre mío, tú puedes salvarme de morir porque tú puedes hacer todo.

Yo no quiero morir.

Pero, tú decides qué pasará y yo te obedeceré.

37 Jesús fue donde Pedro, Santiago y Juan pero los 3 apostóles dormían.

Entonces Jesús dijo a Pedro:

¿Por qué tú duermes?

¿Tú no pudiste estar despierto sólo una hora?

38 Ustedes deben despertarse y orar.

Así ustedes podrán ser más fuertes que la prueba.

Ustedes quieren hacer buenas acciones pero ustedes no pueden.

¿Por qué? Porque el cuerpo de ustedes es débil.

39 Jesús se fue y dijo a Dios otra vez:

Yo no quiero morir.

Pero, tú decides qué pasará y yo te obedeceré.

40 Después, Jesús fue dónde los 3 apóstoles otra vez.

Los 3 apóstoles continuaban durmiendo.

Pedro, Santiago y Juan

  • estaban muy cansados y
  • no podían tener los ojos abiertos ni
  • hablar.

41-42 Pasó lo mismo una tercera (3ra) vez.

Entonces Jesús dijo:

¿Ustedes siguen durmiendo y descansando?

¡Ya no hay más tiempo!

¡Ustedes deben despertarse ya!

Muy pronto vendrá un hombre.

Ese hombre me llevará a mí (el Hijo del Hombre) delante de unas personas malas.

¡Nosotros debemos irnos ya!

Ese hombre ya está aquí.

14.43-52 Los líderes religiosos se llevan a Jesús

43-45 Los líderes religiosos enviaron a muchas personas a buscar a Jesús.

Esas personas tenían palos y espadas.

Judas (uno de los 12 apóstoles) llegó con estas personas.

Judas dijo a estas personas:

Yo daré un beso a Jesús.

Así ustedes sabrán quien es Jesús.

Ese es el hombre que ustedes deben arrestar.

Jesús estaba hablando con los apóstoles.

En ese momento llegó Judas.

Judas dijo a Jesús:

¡Maestro!

Después Judas dio un beso a Jesús.

46 Entonces los hombres arrestaron a Jesús.

47 El sacerdote más importante tenía un esclavo.

Ese esclavo venía con el grupo de muchas personas que vino a llevar a Jesús a la cárcel.

Uno de los apóstoles:

  • sacó una espada y
  • cortó la oreja del esclavo del sacerdote más importante.

48 Entonces Jesús dijo:

Ustedes saben que yo no soy un hombre peligroso.

¿Por qué ustedes vienen a arrestarme con palos y espadas?

49 Todos los días yo enseñaba en el templo.

Ustedes estaban allí.

¿Por qué ustedes no me arrestaron en el templo?

Pero la Biblia dice que todas estas cosas pasarían.

50 Entonces todos los apóstoles corrieron y dejaron a Jesús.

51 Un joven seguía a Jesús.

Los hombres también quisieron arrestar a ese joven.

Este joven sólo tenía una capa de lino.

52 Pero la capa del joven se rompió y el joven salió corriendo desnudo.

14.53-65 Los líderes religiosos juzgan a Jesús

53 Los hombres llevaron a Jesús delante del sacerdote más importante.

Allí también estaban todos los otros líderes religiosos.

55 Todos los líderes religiosos querían matar a Jesús.

Por eso, los líderes dijeron

Jesús hizo muchas acciones malas.

Pero los líderes religiosos no tenían pruebas.

Los líderes no podían mostrar que Jesús había hecho muchas acciones malas y debía morir.

56 Muchas personas vinieron y hablaron contra Jesús.

Pero todas las historias de esas personas eran mentiras.

57-58 Finalmente unos hombres dijeron esta mentira:

Nosotros escuchamos a Jesús decir:

“Las personas construyeron este templo.

Pero yo: (Jesús)

  • destruiré este templo y
  • construiré un nuevo templo en 3 días.

Las personas no construirán el nuevo templo”.

59 Estas personas decían muchas mentiras.

Pero estas mentiras eran diferentes.

60 Entonces el sacerdote más importante

  • se puso de pie delante de Jesús y
  • dijo:

Estas personas hablan contra ti.

¿Por qué tú no dices nada?

¿Qué dices tú?

¿Esas personas dicen la verdad o dicen mentiras?

61 Pero Jesús no dijo nada.

Entonces el sacerdote más importante dijo:

¿Tú eres el Cristo?

¿Tú eres el Hijo del Dios bendito?

62 Jesús dijo:

Sí, yo soy.

En el futuro yo estaré en el cielo.

Un día ustedes me verán a mí en el cielo.

Yo (el Hijo del Hombre)

  • me sentaré al lado derecho del Dios Todopoderoso,
  • tendré todo el poder y la autoridad de Dios y
  • vendré en las nubes del cielo.

63 Entonces, el sacerdote más importante

  • se enojó,
  • rompió su ropa y
  • dijo:

Nosotros ya tenemos pruebas suficientes.

Nosotros ya no necesitamos escuchar más historias.

64 Todos ustedes escucharon las palabras que Jesús habló contra Dios.

¿Qué piensan ustedes?

Todos los líderes religiosos dijeron:

Jesús es culpable y debe morir.

65 Entonces, algunos de estos hombres

  • tomaron a Jesús,
  • escupieron a Jesús,
  • le taparon los ojos a Jesús,
  • golpearon a Jesús y
  • dijeron a Jesús:

¿Tú eres un profeta?

Entonces, dinos a nosotros quién te golpeó.

Después los soldados

  • se llevaron a Jesús y
  • golpearon a Jesús en la cara.

14.54, 66-72 Pedro dice 3 veces: “Yo no conozco a Jesús”

54, 66-67 Pedro:

  • siguió a Jesús de lejos,
  • llegó al patio de la casa del sacerdote más importante y
  • se sentó con los soldados cerca del fuego para calentarse.

Entonces, una empleada del sacerdote más importante se acercó a Pedro.

Esta mujer vio a Pedro y dijo:

¡Tú estabas con Jesús, el hombre de Nazaret!

68 Pero Pedro dijo:

Eso no es verdad.

Yo no sé nada de eso.

Entonces el gallo cantó.

Después, Pedro se fue de allí.

69 La empleada del sacerdote

  • vio a Pedro otra vez y
  • dijo a las otras personas:

Ese hombre es uno de los discípulos de Jesús.

70 Pero Pedro dijo otra vez:

Tú dices mentiras.

Después otras personas se acercaron a Pedro y dijeron:

Tú vienes de Galilea.

Tú hablas igual que los discípulos de Jesús.

Por eso, nosotros estamos seguros:

“Tú eres uno de los discípulos de Jesús”.

71 Entonces Pedro se enojó y dijo:

Yo no conozco a ese hombre (Jesús).

Yo prometo ante Dios que yo digo la verdad.

72 Después de estas palabras el gallo cantó por segunda (2) vez.

Entonces Pedro recordó las palabras de Jesús.

Tú dirás 3 veces:

“Yo no conozco a Jesús”.

Después el gallo cantará por segunda (2a) vez.

Por eso, Pedro se puso muy triste y lloró.