Logo Biblia Facil

Marcos 13

13.1-2 El templo será destruido

1 Jesús salió del templo y uno de los discípulos dijo:

Maestro, mira:

¡Este templo tiene unas piedras muy grandes.

Los edificios de este templo son muy hermosos!

2 Jesús dijo:

¿Por qué ustedes miran estos grandes edificios?

Un día, un enemigo destruirá estos edificios.

Todas estas grandes piedras caerán.

Ninguna piedra quedará junto a la otra.

3 Después de eso, Jesús fue al Monte de los Olivos.

Allí sólo estaban Pedro, Santiago, Juan, Andrés y Jesús.

Ellos podían ver el templo desde la montaña.

Entonces los 4 apóstoles dijeron a Jesús:

4 Jesús, por favor dinos a nosotros:

¿Cuándo será destruido el templo?

¿Qué pasará antes de la destrucción del templo?

Jesus habla sobre la destrucción del templo

13.5-8 Las señales del fin y los falsos profetas

5-8 Jesús dijo a los 4 apóstoles (Pedro, Santiago, Juan y Andrés):

Ustedes deben tener cuidado.

Las primeras señales son estas:

1. Algunas personas dirán muchas mentiras a ustedes.

Muchas personas dirán:

“Dios me envió y me dio su autoridad.

Yo soy el Cristo”.

Muchas personas creerán estas mentiras.

Pero estas mentiras no son verdad.

Ustedes no deben creer estas mentiras.

2. Algunas personas hablarán de guerras.

3. Otras personas dirán:

“En el futuro habrá más guerras”.

4. Los países pelearán unos contra otros.

5. Algunas personas no tendrán nada para comer.

6. Habrá muchos terremotos.

Después de estas señales pasarán cosas peores.

Todas estas cosas deben pasar.

Pero, todavía no será el fin del mundo.

Por eso, ustedes no deben tener miedo.

13.9-13 Las personas que aman a Jesús serán perseguidas

9-11 Ustedes deben tener cuidado.

Este es un tiempo de peligro para ustedes.

Muchas cosas malas les pasarán a ustedes.

¿Por qué?

Porque ustedes son mis discípulos.

Algunas personas los llevarán a ustedes

  • delante de los jueces,
  • de los reyes,
  • los jefes del gobierno y
  • a la cárcel

Estas personas los golpearán a ustedes

  • en las sinagogas y
  • delante de los jueces.

Pero en todos estos lugares ustedes podrán hablar de mí (Jesús).

Ustedes no deben tener miedo por las palabras que ustedes dirán.

¿Por qué?

Porque Dios les dará las palabras correctas a ustedes.

Ustedes sólo deben decir esas palabras.

En verdad, ustedes no hablarán.

El Espíritu Santo hablará por ustedes.

Un día, estas cosas pasarán.

Pero antes ustedes deben predicar el mensaje de salvación a todas las personas del mundo.

12 Una persona ayudará a las personas del gobierno a matar a su propio hermano.

Un padre ayudará a las personas del gobierno a matar a su propio hijo.

Los hijos se rebelarán contra sus padres y matarán a sus padres.

13 Todas las personas del mundo los odiarán a ustedes.

¿Por qué?

Porque ustedes son mis discípulos.

Pero yo (Jesús) los salvaré a ustedes (y también a todas las personas que confíen en mí hasta el final).

13.14-20 Tiempos terribles y sufrimiento

14 Hace mucho tiempo el profeta Daniel dijo:

“Una cosa muy sucía entrará al lugar más santo del templo.

Esa cosa traerá destrucción.

Por eso todas las personas irán lejos del templo”.

¡Atención! Un día las personas de Judea verán esto.

Ese día, las personas de Judea deberán correr y esconderse en las montañas.

15 Tal vez, ese día, una persona está en el techo de su casa.

Esa persona debe salir corriendo inmediatamente.

No hay tiempo para bajar a su casa y buscar cosas para llevar.

16 Tal vez una persona está en el campo.

Esa persona debe correr.

Esa persona no debe ir a su casa otra vez para recoger ropa.

17 Las mujeres embarazadas y con bebés sufrirán mucho.

18 Ustedes deben orar para que ese día no sea en invierno.

19 Este tiempo es el más terrible de todos los tiempos (pasado y futuro).

Desde el principio (cuando Dios creó el mundo) hasta hoy, nunca ha pasado algo tan terrible.

En el futuro, nunca pasará algo tan terrible.

20 Estos días serán terribles.

Las personas sufrirán mucho.

Pero Dios no quiere que algunas personas mueran.

¿Quiénes?

Las personas que Dios escogió.

Por eso, Dios hará este tiempo más corto.

13.21-23 Falsos profetas

21 En este tiempo una persona dirá:

“Mira, allí está el Cristo” o

“Mira, aquí está el Cristo”.

Pero ustedes (mis discípulos) no deben creer estas palabras falsas.

22 Algunos falsos profetas dirán:

“Yo soy el Cristo”.

Estos falsos profetas

  • harán milagros,
  • sorprenderán mucho a todas las personas y
  • engañarán a muchas personas.

Los falsos profetas engañarán también a algunas de las personas que Dios escogió.

23 Estas cosas pasarán en el futuro.

Pero yo (Jesús) digo estas cosas a ustedes ahora.

¡Ustedes deben tener cuidado!

13.24-31 Jesús viene otra vez

24-25 (Jesús continúa hablando)

Después de todas estas cosas:

“El sol y la luna no darán luz.

Las estrellas del cielo caerán y se moverán a otro lugar”.

26 Yo (Jesús, el Hijo del Hombre) vendré

  • en las nubes,
  • con mucho poder y
  • con mucha gloria.

Todas las personas me verán.

27 Yo enviaré a los ángeles por toda la tierra.

¿Para qué?

Para llevar a todos mis discípulos.

28 El ejemplo del árbol de brevas nos enseña algo.

Un día, las ramas de un árbol de brevas se ponen verdes.

Después, salen hojas verdes.

Ese día ustedes saben:

“El verano será muy pronto”.

29 Esto es un ejemplo.

La misma cosa pasará con mis palabras.

Yo dije muchas cosas a ustedes.

Un día, todas estas cosas pasarán.

Así, ustedes sabrán:

“Jesús, el Hijo del Hombre, vendrá muy pronto”.

30 ¡Atención, yo digo algo importante!

Un día todas mis palabras se cumplirán.

Después, las personas que están vivas hoy, morirán.

31 Un día la tierra y el cielo serán destruídos.

Pero mis palabras nunca serán perderán importancia.

13.32-37 ¿Cuándo vendrá Jesús otra vez?

32 ¿Cuándo pasarán todas estas cosas?

Ninguna persona sabe el día ni la hora.

Yo no lo sé.

Los ángeles no lo saben.

Sólo el Padre sabe el día y la hora.

33 Ustedes no saben el día ni la hora.

Por eso, ustedes deben tener cuidado y estar listos siempre.

34 Yo (Jesús) vendré otra vez.

Yo explico esto a ustedes con este ejemplo:

“Un hombre era dueño de una casa grande.

Antes de viajar, el dueño de la casa llamó a los siervos.

El dueño dio responsabilidades a cada uno de los siervos.

Uno de los siervos cuidaba la puerta.

El dueño de la casa dijo a su siervo:

‘Tú debes estar listo para mi llegada’”.

35 Ustedes no saben el día ni la hora en que el dueño de la casa llegará.

Tal vez, el dueño de la casa llegue

  • en la madrugada,
  • en la mañana,
  • en la tarde o
  • a la medianoche.

Por eso, ustedes deben estar siempre listos.

36 Tal vez el dueño de la casa llegue rápido y no diga nada antes.

¿Ustedes quieren que el dueño los encuentre a ustedes durmiendo?

¡Claro que no!

Por eso ustedes siempre deben estar despiertos y listos.

37 Yo (Jesús) digo esto a todos ustedes:

“Ustedes deben estar despiertos y listos”.