Logo Biblia Facil
John_20

Juan 20

20.1-2 María Magdalena va a la tumba de Jesús

1 Era domingo, muy temprano en la mañana.

El sol no había salido.

María Magdalena fue a la tumba de Jesús.

Antes había una piedra grande en la entrada de la tumba.

Pero ahora la piedra ya no estaba allí.

María vio eso.

2 Entonces, María fue a buscar a Simón Pedro y a Juan.

María dijo:

El cuerpo de Jesús ya no está en la tumba.

Nosotros no sabemos dónde está Jesús.

20.3-9 Pedro y Juan también van a la tumba de Jesús

3-5 Entonces Pedro y Juan corrieron hacia la tumba.

Juan

  • corrió más rápido que Pedro,
  • llegó a la tumba primero,
  • no entró a la tumba,
  • sólo miró abajo, dentro de la tumba y
  • vio las tiras de tela de lino.

6 Después llegó Simón Pedro.

Pedro

  • entró a la tumba y
  • también vio las tiras de tela de lino.

7 Nicodemo y José habían puesto una tira de tela alrededor de la cabeza de Jesús.

La tira de la cabeza no estaba con las tiras del cuerpo.

La tira de la cabeza estaba doblada en otro lugar.

8 Después Juan también entró a la tumba.

Juan vio que Jesús no estaba y creyó:

Jesús está vivo.

9 La Biblia dice que Jesús debía morir y vivir otra vez.

Pero los discípulos no entendían esta profecía.

20.10-18 María Magdalena ve a Jesús

10 Después, Pedro y Juan fueron a sus casas otra vez.

11-12 Pero María Magdalena se quedó llorando afuera de la tumba.

María Magdalena

  • miró hacía abajo, dentro de la tumba y
  • vio a 2 ángeles allí.

Estos ángeles tenían ropa blanca.

Uno de los ángeles estaba sentado donde antes estaba la cabeza de Jesús.

El otro ángel estaba sentado donde antes estaban los pies de Jesús.

13 Los ángeles dijeron a María:

¿Señora, por qué tú lloras?

María dijo:

Algunas personas se llevaron el cuerpo de mi Señor.

Yo no sé dónde está.

14-15 Después de estas palabras, María dio la vuelta y vio a un hombre de pie.

Este hombre dijo a María:

¿Por qué tú lloras?

¿A quién tú buscas?

Este hombre era Jesús.

Pero María no sabía que ese hombre era Jesús.

María pensaba que ese hombre era el jardinero.

Por eso, María dijo:

¿Tú moviste el cuerpo de Jesús?

Por favor, dime donde está.

Así yo podré ir allí y llevarme el cuerpo de Jesús.

16 Jesús dijo:

¡María!

María escuchó la voz y entendió que ese hombre era Jesús.

María dijo:

¡Mi maestro!

17 Jesús dijo a María:

¡Suéltame!

Yo no he ido al cielo donde mi Padre.

Ve y dale este mensaje a mis discípulos:

“Yo voy donde mi Padre.

Mi Padre también es el Padre de ustedes.

Mi Padre es mi Dios y también es el Dios de ustedes”.

18 María Magdalena

  • fue donde los discípulos,
  • dijo a los discípulos:

¡Yo vi al Señor Jesús! y

  • dio el mensaje de Jesús a los discípulos.
María Magdalena llorando afuera de la tumba de Jesús

20.19-23 Los discípulos también ven a Jesús

19 El domingo, por la tarde todos los discípulos estaban reunidos en una casa.

Los discípulos tenían las puertas de la casa cerradas.

¿Por qué?

Porque los discípulos tenían miedo de los líderes religiosos.

Jesús

  • apareció,
  • se puso de pie en medio de los discípulos y
  • dijo:

Paz para todos ustedes.

20 Después de estas palabras, Jesús mostró a los discípulos las heridas de las manos y el costado.

Los discípulos estaban muy felices de ver al Señor.

21 Jesús dijo otra vez a los discípulos:

Paz para todos ustedes.

El Padre me envió al mundo.

Ahora yo también los envío a ustedes al mundo.

22 Después de estas palabras, Jesús sopló y dijo:

Reciban al Espíritu Santo.

23 Tal vez ustedes olvidan los pecados de otras personas.

Entonces, Dios olvidará los pecados de esas personas.

Pero tal vez ustedes no olvidan los pecados de otras personas.

Entonces, Dios no olvidará los pecados de esas personas.

20.24-29 Tomás no cree

24 Uno de los 12 apóstoles era Tomás (el gemelo).

La primera vez que los discípulos vieron a Jesús, Tomás no estaba allí.

25 Los otros discípulos dijeron a Tomás:

Nosotros vimos al Señor.

Tomás dijo:

Yo no creo que Jesús esté vivo.

Primero, yo debo ver a Jesús y tocar las heridas de las manos y el cuerpo de Jesús.

Después yo creeré.

26 Una semana después todos los discípulos estaban reunidos otra vez en una casa.

Tomás estaba allí.

Las puertas de la casa estaban cerradas.

Entonces, Jesús

  • apareció,
  • se puso de pie en medio de todos los discípulos y
  • dijo:

Paz para todos ustedes.

27 Después Jesús dijo a Tomás:

  • toca aquí,
  • mira las heridas de mis manos,
  • toca el hueco de la lanza en mi cuerpo,
  • cree y
  • ya no dudes más.

28 Tomás dijo a Jesús:

¡Tú eres mi Señor y mi Dios!

29 Jesús dijo a Tomás:

Ahora tú crees en mí.

¿Por qué?

Porque tú me viste a mí.

Pero algunas personas no me ven, pero creen en mí.

Dios bendecirá mucho a esas personas.

20.30-31 ¿Por qué Juan escribió este libro?

30 Jesús hizo muchísimos milagros.

Los discípulos de Jesús vieron estos milagros.

Yo (Juan) no escribí todos esos milagros en este libro.

31 En este libro yo escribí algunos de los milagros de Jesús.

¿Por qué?

Porque Jesús tiene autoridad para dar vida eterna y verdadera.

Por eso, yo quiero que ustedes crean que

  • Jesús es el Cristo y
  • Jesús es el Hijo de Dios.

Así ustedes tendrán vida eterna y verdadera.