Logo Biblia Facil

Juan 1

1.1-14 El Mensaje de Dios

1-2 Jesús tiene otro nombre:

El Mensaje de Dios.

Antes de la creación del mundo, Jesús estaba con Dios.

Jesús era Dios.

3 El Mensaje de Dios (Jesús) creó el mundo.

Dios no creó nada solo.

4 Jesús dio

5 La oscuridad no puede apagar la luz de Jesús.

Al contrario, la luz de Jesús brilla en la oscuridad.

6-11 Dios quería que todas las personas creyeran en Jesús.

Jesús vendría muy pronto al mundo para dar luz a todas las personas.

Por eso, Dios envió a Juan el Bautista para hablar de la Luz (Jesús).

Juan no era la Luz.

La Luz verdadera era Jesús.

Dios usó a Jesús (el mensaje de Dios) para crear el mundo.

Jesús vino al mundo pero las personas del mundo no sabían quién era Jesús.

Todo el mundo era de Jesús.

Jesús vino a su propio país pero las personas de su país no aceptaron a Jesús.

12 Pero algunas personas aceptaron y creyeron en Jesús.

Dios dio un regalo a esas personas.

Ahora Dios dice:

Ustedes son mis hijos.

13 Estos hijos no nacieron como nace un bebé.

Un bebé nace por la decisión de sus padres.

Pero estos hijos nacieron por la decisión de Dios.

14 Antes Jesús (el Mensaje de Dios) vivía en el cielo con Dios.

Pero Jesús vivió aquí en el mundo y fue una persona normal.

Nosotros vimos el poder de Jesús.

Jesús tiene este poder porque Jesús es el único Hijo de Dios.

Jesús es completamente bueno y verdadero.

1.15-18 Juan el Bautista habla de Jesús

15 Juan habló de Jesús a las personas.

Juan dijo:

Antes yo hablé a ustedes de Jesús.

Jesús vendrá después de mí.

Jesús es más importante que yo.

¿Por qué?

Porque antes que yo viviera, Jesús ya vivía en el cielo.

16 Jesús es muy, muy bueno.

Por eso, Jesús dio muchas bendiciones a nosotros.

17 Dios usó a Moisés para dar la Ley.

Pero Dios usó a Jesús para dar el mensaje de gracia y verdad.

18 Nunca ninguna persona ha visto a Dios, pero Jesús sí.

Jesús:

Por eso, Jesús nos mostró a nosotros cómo es Dios.

1.19-28 Juan el Bautista habla con unos líderes religiosos

19, 24 Los líderes religiosos de Jerusalén enviaron a algunos hombres para hablar con Juan.

Estos hombres dijeron:

¿Eres tú el Cristo?

20 Juan dijo:

No, yo no soy el Cristo.

21 Los hombres dijeron:

¿Eres tú Elías?

Juan dijo:

No, yo no soy Elías.

Los hombres dijeron:

Dios enviará a un profeta.

Después Dios enviará al Cristo.

¿Eres tú ese profeta?

Juan dijo:

No, yo no soy ese profeta.

22 Los hombres dijeron:

Entonces, ¿quién eres tú?

Nosotros debemos decir algo a los líderes religiosos de Jerusalén.

¡Dinos algo a nosotros!

23 Juan dijo a los hombres las palabras del profeta Isaías:

Yo soy una persona que grita en el desierto:

“El Señor (el Cristo) vendrá.

Los corazones de ustedes deben estar listos para

25 Los hombres dijeron a Juan:

Tú dices 3 cosas:

1.Yo no soy el Cristo.

2.Yo no soy Elías.

3.Yo no soy el profeta que Dios enviará antes del Cristo.

Entonces, ¿por qué tú bautizas a las personas?

26 Juan dijo:

Yo bautizo a las personas con agua.

Pero muy pronto vendrá otra persona.

Ustedes no conocen a esa persona.

27 Esa persona vendrá después de mí.

Yo no puedo ser esclavo de esa persona.

¿Por qué?

Porque yo no soy suficientemente bueno.

28 Todas estas cosas pasaron en un pueblo de nombre Betania.

Este pueblo estaba al otro lado del río Jordán.

Juan bautizaba a las personas allí.

1.29-34 Juan el Bautista dice: “Jesús es el Hijo de Dios”

29 El día después, Juan vio a Jesús.

Jesús caminaba hacia el lugar donde estaba Juan.

Juan dijo:

¡Atención! Allí está Jesús, el Cordero de Dios.

Jesús quitará los pecados de todas las personas del mundo.

30 Antes yo dije:

“Después de mí, vendrá un hombre.

Ese hombre es más importante que yo.

¿Por qué?

Porque antes que yo viviera, ese hombre ya vivía”.

Ese hombre es Jesús.

31-34 Yo no sabía que Jesús era el Cristo.

Pero Dios me envió para bautizar a las personas con agua.

Así las personas de Israel sabrán que Jesús es el Cristo.

Dios me dijo:

“¿Cómo tú sabrás quién es el Cristo?

Tú verás al Espíritu Santo bajar desde el cielo.

El Espíritu Santo se verá como una paloma.

Esta paloma bajará y se quedará sobre la cabeza de un hombre.

Este hombre bautizará a las personas con el Espíritu Santo”.

Juan continúo diciendo:

Ahora yo veo esto.

Yo vi al Espíritu Santo bajar del cielo.

El Espíritu Santo se veía como una paloma.

Esta paloma bajó y se quedó sobre Jesús.

Ahora yo digo a ustedes:

“Jesús es el Hijo de Dios”.

El Espíritu Santo baja sobre Jesús en forma de paloma.

1.35-42 Los primeros discípulos de Jesús

35 El día después, Juan el Bautista estaba otra vez en el río Jordán.

Juan estaba con Andrés y con otro discípulo.

36 Jesús caminaba cerca del río.

Juan vio a Jesús y dijo:

¡Atención!

Ahí está el cordero de Dios.

37 Andrés y el otro discípulo

  • escucharon las palabras de Juan y
  • siguieron a Jesús.

38Jesús

  • miró hacia atrás,
  • vio a los 2 hombres y
  • dijo:

¿Qué quieren ustedes?

Los 2 hombres dijeron a Jesús:

¿Maestro, dónde vives tú?

39 Jesús dijo:

Vengan conmigo y ustedes verán en dónde yo vivo.

Andrés y el otro discípulo

  • fueron con Jesús y
  • llegaron a la casa de Jesús.

Ya eran las 4 de la tarde

Por eso, los 2 hombres se quedaron en la casa de Jesús.

40-41 Andrés fue a buscar a su hermano (Simón) y dijo:

Nosotros ya encontramos al Cristo.

42 Después Andrés llevó a Simón donde Jesús.

Jesús miró a Simón y dijo:

El nombre de tu padre es Juan.

Antes, tú nombre era Simón.

Pero ahora tu nombre será Pedro.

1.43-51 Jesús llama a más discípulos

43 El día después Jesús quiso ir a la región de Galilea.

Jesús vio a Felipe y dijo:

Felipe, sígueme.

44 Felipe, Andrés y Pedro eran del pueblo de Betsaida.

45 Felipe fue a buscar a Natanael y dijo:

Moisés escribió de un hombre en la Biblia.

Los profetas también escribieron de ese hombre.

Nosotros ya encontramos a ese hombre.

Ese hombre es Jesús.

Jesús es el hijo de José y es del pueblo de Nazaret.

46 Natanael dijo:

¿Del pueblo de Nazaret?

¡No hay nada bueno en Nazaret!

Felipe dijo:

¡Ven conmigo y tú verás esto con tus propios ojos!

47 Jesús vio a Natanael caminando y dijo:

Natanael es un hombre bueno.

No hay nada falso en el carácter de Natanael.

Todas las personas de Israel deben ser iguales a Natanael.

48 Natanael dijo:

¿Por qué tú dices eso?

¡Tú no me conoces!

Jesús dijo:

Yo te vi antes.

Tú estabas sentado bajo un árbol de higos.

Después tú te encontraste con Felipe.

49 Natanael dijo a Jesús:

Maestro, tú eres el Hijo de Dios y el rey de Israel.

50 Jesús dijo a Natanael:

¿Tú crees en mí porque yo te dije:

“Yo te vi bajo el árbol de higos”?

Tú verás cosas más sorprendentes que esas.

51 ¡Atención, yo digo algo importante!

Tú dices la verdad.

Yo soy el Hijo del Hombre, el Cristo.

En el futuro ustedes verán que

  • Dios está conmigo y
  • los ángeles de Dios me sirven a mí.