Categorías
Consejos

Cómo empezar a leer La Biblia

Antes que nada quiero felicitarte por estar leyendo esto que tengo aquí para ti, el que busques empezar a leer la biblia es algo que dice mucho de ti, habla de una persona que va más allá de solo pedir a Dios, sino que quiere aprender más de lo que realmente es importante en su corazón, por eso te considero una persona especial desde éste momento.

Puede que sea tu primer contacto con la biblia o también existe la posibilidad de que habías postergado el empezar a leerla, pero eso no importa ya en éste momento, lo importante es que estás aquí y deseas empezar a leerla, lo cual es de gran valor y te aseguro que te ayudaré a que empieces y lo hagas de la mejor manera.

A muchas personas les abruma comenzar a leer la biblia

Sin importar de qué religión seas, si en tu religión tienen como guía la biblia, te puedo decir que a un gran número de personas les abruma empezar a leerla, pero sinceramente tiene mucho que ver la forma cómo te introducen a ella, aquí es donde siento que está la clave, en algunas religiones lo dejan a sus congregados como “una tarea por hacer” y esto genera que la gente lo vea como algo pesado, algo que tiene la obligación de hacer y no porque en realidad tengan ganas de hacerlo.

Pero, hay otra forma de empezar a leerla, la cual siento que es la mejor, y es aprendiendo a leerla como si fuera una historia, viviendo cada parte de la biblia como una experiencia que te deja algo y además te va llevando de la mano para entender todas sus enseñanzas, así es como a mí me gusta iniciar a las personas que me piden que les ayude a empezar a leer la biblia.

Con esta visión en tu interior te será mucho más fácil leerla y además no tendrás que aplicarle mucho esfuerzo para lograrlo, porque cuando te des cuenta que cada parte tiene algo que enseñarte sentirás horrible cuando ya veas que te falta poco para terminarla de leer, esto te lo aseguro.

Todo mundo explica las partes de la biblia, pero yo no.

Es verdad que la biblia tiene una línea de tiempo, una línea que nos lleva de un inicio a un fin para que la leas, pero muchas de las veces esto hace que no termines de leerla, antes de comenzar a leerla tienes que tener un historia que te inspire a saber más, a buscar esa parte de la biblia que toca tu corazón y deseas conocer el “Qué pasó antes” y el “Qué pasó después”.

Quien me enseñó a leer la biblia me dijo un día: “Busca la parte de la biblia que llene tanto tu interés que te haga leerla toda” y esto es verdad, así es como tienes que empezar a leer, porque sí lo haces de esta forma te será mucho más fácil, además que tu interés será mucho más, por lo cual no solo la leerás una sola vez, esto te lo aseguro.

El error que muchos cometen es forzarte a que empieces desde el principio, pero realmente la biblia no tiene que empezar a leerse desde el comienzo, se divide en tantas partes que podrías empezar a leerla desde el centro, luego avanzar al final, regresar y comenzar a leer otra parte, retomar otra que te gustó… y así seguir.

Si ves la biblia como una historia te será mucho más fácil iniciar su lectura.

Yo no te quiero decir qué parte de la biblia despertó en mí la curiosidad para inicializar su lectura, porque no quiero influir en ti, algo que siento muy hermoso de la biblia es que a cada quien se adapta en este sentido, por eso te sugiero buscar tú esa parte que te invite a leer lo que pasó después y lo que pasó antes.

Esto no es muy distinto al ver una serie de televisión que la vez una parte interesante y te enganchas a ella, lo cual quieres empezar a ver lo que sigue, pero luego quieres conocer la precuela del momento donde tú comenzaste a verla.

En esto se basa mi sugerencia, porque de esta forma sentirás mucha motivación para leerla y no querrás parar de hacerlo.

Es verdad que en varias religiones verían mal mi recomendación de como empieces a leer la biblia, pero te aseguro que esta es la forma más fácil de hacerlo, ya que así podrás disfrutar del proceso, aprenderás de una forma más fácil todas sus enseñanzas y podrás enfocarte en formarte con ella.

Destina el día correcto para empezar a leerla.

Busca esa parte de la biblia que genere esa curiosidad en ti para empezar, dale una leída y planea el día que piensas dedicarle un momento para leerla. Un buen momento podría ser antes de que vayas a dormir, cuando ya acabaste tus actividades y tienes la posibilidad de dedicarle un tiempo.

Solo ten cuidado con el sueño, porque de una forma muy fácil puedes desarrollar el sueño si lo haces en tu cama, trata de evitar esto, pero busca el espacio.

A una persona que le di esta recomendación empezó a leerla cuando terminaba de trabajar, se dedicaba un momento en su sala y la leía, empezó en un pasaje muy bonito que ella sintió que le decía la biblia un mensaje adecuado para lo que vivía en ese momento.

Esta también es una buena forma de empezar, pero siento que es más efectiva que empieces a leerla cuando te atrapa la historia y desde ahí sigas adelante, para luego conocer lo que pasó antes de ese momento.

No te pongas tiempos para leer la biblia.

Evita a toda costa decirte “Voy a leer la biblia 1 hora y luego descanzo”, el efecto de condicionar tu interior lo hace como una tarea, y esto genera que te cause pesadez, fatiga o aburrimiento.

Si tienes el suficiente interés no verás el tiempo pasar, más bien te enfocarás en querer seguir leyendo y de esta forma te será mucho más fácil leerla.

Por esto te digo que es muy importante que empieces por la parte que más te enganche y que te haga sentir que quieres seguir conociendo la historia.

Cuando yo empecé a leerlo llevaba mi biblia a todos lados y a cada momento buscaba un espacio para seguirla leyendo, pero era porque me había emocionado mucho con la parte que había empezado y quería conocerla toda.

No quieras memorizar la biblia

Este es un error cuando empiezas a leer la biblia, porque te saturas de una forma muy fácil de información y no la ves como una historia, lo que genera que te fatigues y no te quede claro.

Yo te sugiero que cuando la leas por primera vez no te centres en ver los capítulos y versículos, porque cuando empiezas esto te distrae, esto lo puedes hacer cuando lo leas por segunda vez.

Es más, las personas que se saben cada capítulo y versículo de la biblia no lo aprendieron la primera vez que la leyeron, lo hicieron al estudiarla. Pero además es que cuando asistes a la iglesia se van repitiendo y es la forma como muchas personas se los aprenden.

¿Por dónde empezar a leer la biblia?

Si aún te sigues haciendo esta pregunta te digo con claridad: empieza por la parte que en ti genere tantas ganas de conocer la historia completa, pero empieza desde esa parte que te llamó la atención, desde ese punto empieza a leerlo para adelante y cuando la termines piensa que hubo un antes de la parte que empezaste, te regresas y empiezas a leerla desde el inicio.

El objetivo es alimentar tanto tu curiosidad que quieras leerla toda. ¿Pero cómo doy con la parte que generará esto en mí? Esto lo puedes ir haciendo leyendo algunos versículos, tanto en la iglesia o como por tu parte.

Muchas personas aplican esta recomendación que te hago abriendo y cerrando la biblia al azar y buscando una parte para leer, una y otra vez hasta que en su interior se forme la curiosidad y desde ahí empiezas a leerla. No siempre pasa en los primeros días, hazlo cuantas veces quieras y hasta que sientas que esa parte te llenó tanto de curiosidad que quieras seguir leyendo, se hace de forma automática esto, casi sin pensarlo.

Me va a encantar escuchar tu experiencia de cómo empezaste y si puedes déjame aquí en los comentarios la parte que emocionó tanto que desde ahí empezaste a leerla.

Leeré todos los comentarios…

¡Qué Dios te Bendiga!

Luis Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *